lunes, junio 19, 2006

Si la voluntad fuera de cobre….


En nuestro medio social, el discurso dominante acerca del desarrollo está restringido a un tipo de desarrollo económico que supone que “más es siempre mejor”, confundiendo implícitamente cantidad con calidad. Es tan potente la fuerza de este discurso, que pocas veces reflexionamos acerca de su veracidad y simplemente lo adoptamos como “la forma correcta de entender el desarrollo”.

Como psicólogo, mi sesgada experiencia clínica y académica me ha llevado a focalizarme en un tipo distinto de desarrollo, que si bien no tiene mayor costo económico, sí tiene un mayor costo personal. Me parece que este desarrollo alternativo, a falta de un mejor nombre, es uno de los más necesarios y quizás el menos atendido.

Dos ámbitos fundamentales en el desarrollo de nuestro país son la educación y la salud, en ambos, las verdaderas reformas no pasan sólo por la cantidad sino fundamentalmente por la calidad. La aplicación de este modelo de desarrollo alternativo es urgente.

En Chile, la prioridad ya no es tener más educación, sino que ésta sea de mejor calidad. Todavía algunos creen que la reforma educacional corresponde a la extensión de la jornada escolar. Más horas de clases no tienen ningún sentido si se sigue haciendo más de lo mismo, no se necesita enseñar más materias, sino ayudar a que los alumnos aprendan a ser curiosos, creativos y críticos. Necesitamos profesores que sepan aplicar las materias que enseñan, que sean innovadores, reflexivos, que puedan integrar y darle sentido a los conocimientos que tienen. Necesitamos profesores que quieran aprender y que estén dispuestos a compartir con sus alumnos sus experiencias, que quieran pensar y que tengan la voluntad de dejar de dictar materias. La disposición a pensar, a ser creativos, a reflexionar, no se compra, se cultiva desde la infancia y se debe promover en la formación profesional.

La educación y la salud mental de nuestros niños y niñas, requiere que éstos puedan crecer en un ambiente seguro, donde se sientan queridos y respetados, donde se atiendan sus necesidades afectivas y cognitivas. Los niños necesitan ser escuchados, acariciados, comprendidos en su ser niños y no ser sometidos a un sistema que los estresa y que no respeta ni valora la infancia, ni el juego ni la diversión. Necesitamos padres que deseen estar con sus hijos, jugar y entretenerse con ellos, que estén dispuestos a cuidar la delicada salud mental de los menores y que cuenten con las condiciones laborales que se los permitan. Necesitamos padres comprometidos, que le exijan a las escuelas y colegios contar con profesores competentes. Requerimos también de un gobierno que esté dispuesto a asumir el costo político de exigir un servicio de calidad a las instituciones educacionales. La disposición a estar con los hijos, el evitarles a éstos tensiones innecesarias, la voluntad de defender el derecho de los niños a recibir una educación de calidad, de ofrecer un trabajo digno y bien remunerado, asumiendo el costo de disminuir en algo las utilidades, no son condiciones que se puedan comprar.

Uno de nuestros principales objetivos debiera ser, a mi parecer, el desarrollo de la buena voluntad. Si la voluntad fuera de cobre, en este país, las instituciones funcionarían en plenitud, los padres velarían realmente por la salud y la educación de sus hijos, contando con el apoyo del gobierno y de todos los actores sociales; habrían más fuentes laborales, siendo éstas dignas y mejor remuneradas; el trabajo se haría mejor y en menos tiempo, lo cual permitiría disminuir costos y compartir más con la familia y amigos. Viviríamos un mundo distinto si tuviéramos la voluntad de destacar los aspectos positivos de quienes nos rodean, si tuviéramos la voluntad de contribuir al bienestar de los demás. La voluntad no es de cobre...tenemos la responsabilidad de empezar a cultivarla en aquellos ámbitos que son realmente fundamentales para nuestro bienestar. La calidad de vida no pasa sólo por tener más, sino que fundamentalmente por tener la férrea voluntad de vivir bien junto a los demás.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Por fin di con tu ciberespacio. Más adelante me detendré al examen atento y crítico de los escritos.
Saludos, Johann

lorena dijo...

Profesor!!!
interesantes sus apuntes , aunque por estos dias me limito a leer lo exclusivamente concerniente a su prueba...
Atte
Lorena Canales Ceriani
email: epaunab2006@gmail.com / loredcc@gmail.com

Centro Tierra Pura dijo...

Hola que sorpresa encontrar este blog , cuando yo sólo intentaba encontrar tu e-mail por algún lado, escríbeme a mi email centrotierrapura@gmail.com
estaré por viña del mar desde el 14 al 19 de abril
mi celular 089230780
cariños Loto Ojeda